miércoles, 19 de septiembre de 2007

Re-bonjour

Después de un largo paréntesis, he echado de menos estos artículos que escribía de vez en cuando. Algunos de vosotros también me habéis empujado un poco, preguntándome cuándo volvería a actualizar el blog. Aunque sé que es más un acto de cortesía que otra cosa, este peloteo y la insistencia de Félix me han ayudado a vencer la pereza. Al fin y al cabo es más fácil escribir para otros que solo para uno mismo.

Pero sobre todo aprecio mucho el blog porque me permite conservar recuerdos que de otra forma se perderían. Después de dos años de aventura europea hay textos que escribí en su momento que me parecen tan lejanos que ahora no reconozco como míos. Y eso está bien. Es como cuando leíamos un libro de los que nos imponían en el colegio; lo leíamos tan a desgana que lo olvidábamos inmediatamente pero, años después, en una segunda lectura, nos sonaba ligeramente familiar y conservaba un dulce sabor a nostalgia.

He querido cerrar la etapa de Luxemburgo y comenzar la de Metz. Aquí todo es diferente, me gusta la ciudad y me gusta mi casa, uno de los lugares en los que más a gusto me he encontrado.

Pero la vida en Metz es también buena gracias a las odiosas comparaciones: comparado con Luxemburgo, Metz es la feria de Sevilla. Hay gente en las calles, tiendas abiertas más allá de las seis llenas de dependientes sonrientes que se interesan por saber de dónde es esta guiri y qué hace aquí. En Metz resultamos exóticos; no están acostumbrados a la presencia extranjera. Y después de dos años en Lux perder el anonimato puede ser hasta divertido.

De todas formas sigo vinculada con Luxemburgo, solo que ahora formo parte de esa masa de gente que cada día sale de la estación con cara de sueño y trazas de baba en la comisura de los labios. Somos los que cruzamos la frontera cada día para ir a trabajar, y nos llaman los frontaliers.

5 comentarios:

Felix dijo...

Oh-la-la, por fin se decidió la corresponsal europea a continuar con su particular diario... Me consta que sus anteriores aventuras tuvieron una amplia aceptación dentro del público objetivo (familia y amigos, vamos), y que clamaban por la continuación...

Besos a todos desde París...

Rocío dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rocío dijo...

Estoy contigo Félix, yo también lo echaba de menos.

besines

Emilio Jose dijo...

Hola Silvia, no me atrevo a escribir, pues soy malisimo en la literatura y tu tienes un nivel muy alto, pero aquí estoy.
Me alegra mucho que retomes esta linea, es una forma de saber de vosotros.
Yo estoy con Felix, no lo dejes y asi los vagos (mar y yo) sabremos mas de vosotros.

Roberto dijo...

Y yo también me alegro. Parece un pueblo de Sissí, es así de bonito?. Suerte compañeros. Muchos besos. Belén